El Año Nuevo en Japón

Bueno… ¡otro año más! Hoy es el último día del año 2012 y os hablaré de cómo se vive la víspera y el día de Año Nuevo en el país del Sol Naciente.

Muchos piensan que los japoneses siguen el sistema de calendario chino pero, a finales del siglo XIX, Japón se adaptó al calendario gregoriano, por lo que el Shoogatsu (正月 Año Nuevo japonés) coincide con el de Occidente: 1 de Enero.

 

Como los chorros del oro

Los japoneses son famosos por mantener siempre limpio y ordenado cualquier estancia. Pues, con la llegada del Año Nuevo, la limpieza se intensifica. El último día del año o, para las casas más grandes, durante la última semana, se lleva a cabo el ritual del Oosooji (大掃除), una limpieza general y exhaustiva para el fin de año.

Durante la limpieza también se desecha cualquier cosa que ya no haga falta (muebles, ropa, juguetes…). Aunque digo «desechar» también se puede llevar estos artículos al fuego sagrado del templo para expulsar lo que ese objeto ha absorbido del alma de sus dueños. De hecho, el hogar se va decorando con símbolos de buena suerte para ir acaparando los buenos espíritus.

Para los japoneses es muy importante comenzar el año dejando fuera cualquier cosa negativa que recuerde al pasado. Por ello, cuanto menos rastro de suciedad haya mejor, que luego huele y crea bichos extraños.

Hablando en serio, esto es una de las cosas que coinciden conmigo. Tengo muy en cuenta la entrada de año como una etapa que va a comenzar y, el entorno en el que vives que, normalmente, coincide con tu casa, debe también recibir el año renovado. Por eso solemos comprar nueva decoración, regalamos obsequios o nos juntamos con la familia. En términos generales, claro…

Los japoneses también dedican los últimos días del año a estar con su familia. Aunque parezca raro, durante esos días las jornadas laborales se reducen por este propósito.

 

Los Crismas Navideños

La limpieza no sólo tiene que ver con el hogar sino también con uno mismo. Conseguir la máxima paz y tranquilidad para recibir el Año Nuevo no sólo se lleva a cabo con una buena ducha y ya. No. Los japoneses pagan todas las deudas que se tengan a través de los Seibo (歳暮).

Se trata de un obsequio correctamente elegido según el destinatario. Aquí entra el juego el cansado rol de que se vive en Japón. Depende mucho de a quién regales y cuántos favores le debas para no provocar una ofensa jerarquización con el Seibo de Año Nuevo.

Estos obsequios son entregados antes de Año Nuevo. La mañana del 1 de Enero las familias van recibiendo tarjetas y cartas (los Nengajo 年賀状) de saludos de Año Nuevo. Lo curioso es que la gente va enviando sus felicitaciones mucho antes de la fecha y es el propio correo japonés el que lo reserva para ser repartido el día de Año Nuevo.

Es genial ver a los carteros en bicicleta ir de aquí para allá, de casa en casa, repartiendo montones y montones de tarjetas.

Como este año es el año de la serpiente muchos decoran el Nengajo con este animal:

tarjeta año nuevo japonesa

tarjeta año nuevo japonesa

tarjeta año nuevo japonesa

 

La Noche Vieja en Japón

En Japón es conocido como el Oomisoka (大晦日) y también se celebra la noche del 31 de diciembre. La Noche Vieja japonesa se asimila a la nuestra porque es un momento donde se reúne la familia en la casa principal a ver la televisión (normalmente algún programa sobre la festividad en algún templo, programas especiales de Año Nuevo… vaya, como nuestro mítico Ramón García pregonando las uvas en Noche Vieja). La comida tampoco es nada del otro mundo, ya que se sirven platos simples de soba o udon. Las bebidas alcohólicas son el sake y la cerveza.

 

Lo curioso es que en Japón también existen las campanadas pero, ojito, a ver si eres capaz de tragarte 108 uvas. Exacto, los templos budistas (como la Puerta del Sol) son los encargados de anunciar el Año Nuevo tocando las 108 campanadas. Este numeroso recibimiento representa los 108 pecados o males del hombre que se pretenden alejar para comenzar el nuevo año libres de pecado.

No obstante, la televisión pública, la NHK emite el mítico programa Koohaku Uta Gassen, un concurso de cante de rojos contra blancos. Mientras que nosotros nos dedicamos a ver a Rafaela Carrá en la tele, los japoneses seleccionan a los mejores cantantes del país y los dividen en dos equipos (las mujeres en el rojo y los hombres en el blanco). El programa dura desde las 19:30 hasta las 23:45. Justo a tiempo para que la NHK conecte con las televisiones locales que retransmitirán las campanadas de sus templos más significativos.

Muchos japoneses van al templo después de las campanadas para realizar las primeras oraciones del año. Vestidos con las mejores galas esperan la salida del primer Sol del año.

 

Los primeros días del año

Como os hablé en el artículo sobre la Navidad en Japón, para los japoneses, no hay fiesta de Navidad tal cual. Sin embargo, los días posteriores a la víspera de Año Nuevo son de extrema importancia para su cultura budista y sintoísta donde se mantienen las tradiciones para alejar los malos espíritus y empezar el Año en compañía de la familia y amigos.

El primer día del año, bien temprano, los japoneses visten sus mejores galas (los kimonos) y van al templo a rezar para el bienestar de la familia, de la naturaleza y del mundo en general. En las fogatas del templo se queman amuletos ya pasados y se compran nuevos para mantenerlos en el año que acaba de comenzar.

Durante este día se van haciendo visitas a familiares y amigos para felicitar el Año Nuevo. El día 2 muchos japoneses van a los jardines del Palacio Imperial para ofrecer su respeto y desear la buena fortuna al Emperador que los recibe.

Otra curiosidad es la entrega a los niños de la familia del Otoshi-dama (お年玉). Es una paga que se mete en un sobre especial y cuyo contenido difiere según la edad del menor.

Por ejemplo, para el propio hijo se suelen entregar 10.000 yenes mientras que, para los sobrinos, son 5.000 yenes. También depende de si el chico es Universtario (10.000 yenes) o si es un niño de primaria (3.000 yenes).

 

Comidas típicas de Año Nuevo

No puedo terminar el artículo sin hablar de comida (aunque quería evitarla porque, no sé vosotros, pero yo ya estoy harta xD). El caso es que los japoneses preparan en estas fechas un obento muy especial: Osechi Ryoori (御節料理). El Osechi Ryoori son diferentes alimentos preparados a conciencia (ya que cada uno tiene un significado) que se introducen en una caja al estilo obento, pero que se diferencia del resto por su envoltura.

Además, en los templos se ofrece el Amazake (甘酒), una bebida tradicional hecha con arroz fermentado que tiene un gusto muy dulce. Se mezcla el amazake con agua que se calienta hasta hervirla y se sirve poniéndole jengibre rallado en el contenido.

Esta bebida no tiene mucho alcohol pero, algo muy común que pasa en muchas culturas el día de Año Nuevo y que dudo que algún día cambie, son las borracheras que nos pillamos: unos con cava o champán como aquí en España y otros con Sake como en el caso de Japón.

Los japoneses tienen nombre para eso: Bonenkai (忘年会) o «fiesta para olvidar el año». Con el nombre… ya lo dicen todo.

Espero que esta noche alejéis todo lo malo y os quedéis con todo lo bueno para empezar el Año 2013.

¡Feliz Año Nuevo!

新年明けましておめでとうございます!!

 

 

 

4 Comentarios

  1. Laura

    Muy interesante el artículo, me gustaría pasar un año las navidades allí para verlo en primera persona ^^

  2. ghibril

    ¡Gracias Laura! Me lo curré 😛
    ¡Ya ves! Tiene que ser genial, ¡y ni me imagino cuando florezcan las Sakura!

    Un saludo y gracias por pasarte por mi blog ^^

  3. Excelente entrada!!

    Feliz año!!

  4. ghibril

    ¡Gracias! ¡Igualmente! ^^

Comenta, ¡que es gratis!

Time limit is exhausted. Please reload the CAPTCHA.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies