El pasado domingo y días posteriores, saltaba la noticia de que dos miembros del famoso grupo japonés AKB48, fueron agredidas por un hombre que llevaba un cuchillo tipo sierra. El suceso no ha dejado de propagarse por todos los medios internacionales y es que, el grupo AKB48, goza de una popularidad casi insuperable. De hecho, cuentan con un Récord Guiness al ser el grupo con más integrantes de la historia del pop: 140.

El ataque se produjo el domingo día 25 de mayo durante un evento de promoción de dos de sus últimos singles en Takizawa, en la prefectura de Iwate. Se trataba de un encuentro entre el grupo y sus fans, en el que se pueden saludar personalmente a las chicas, conocido como hand-shaking. Durante dicho evento, un hombre de unos 24 años atacó a dos de las componentes del grupo: Rina Kawaei y Anna Iriyama, de 19 y 18 años, respectivamente. El arma con la que fueron atacadas ambas chicas era un cuchillo tipo sierra. Aunque todavía no se conoce la gravedad de las heridas, sí que se sabe que Rina Kawaei tiene laceración y fractura en el pulgar derecho. Anna Iriyama también tiene fractura en el dedo meñique de la mano derecha y algunas laceraciones en la cabeza. Cuando se produjo el ataque, uno de los miembros del staff del evento salió en su defensa, resultando herido en la mano izquierda. Los tres fueron trasladados con urgencia al hospital.

Como se esperaba, el autor de los hechos, Satoru Umeta, desempleado de 24 años, confesó que quería asesinarlas, aunque no se saben todavía los motivos de este intento de homicidio.

 

¿Culpa del Marketing? ¿O de los fans?

Y aquí viene lo delicado del asunto. Claro está, que yo estoy totalmente en contra de lo que hizo Umeta, que no tiene perdón y que se trata de un suceso que no debe sufrirlo nadie nunca, sean famosos o no. Si nos remontamos al 1980, algo parecido y con un final totalmente distinto, por desgracia, sucedía en la ciudad de Nueva York. Uno de los grandes de la historia de la música, un icono más allá de toda raza o distinción social, era asesinado por varios disparos de bala. Sí, la persona asesinada en aquél entonces era John Lennon, ex-integrante del conocido grupo británico The Beatles y gran activista hasta el día de su muerte.

Mark David Chapman asesinaba a John Lennon sin piedad, con calma, sin sentir culpabilidad ninguna. Más tarde se supo que estuvo muy influenciado por el libro «El guardián entre el centeno» y que tampoco era un reconocido fan del músico.

Lo mismo cuentan varias noticias publicadas sobre el tema del ataque a las integrantes de AKB48. Umeta no era fan de las chicas, simplemente quería asesinarlas. Pero, ¿por qué? Por desgracia, creo que hay razones más allá del entendimiento humano para hacer algo así, que hay personas que no conocen la gravedad de lo que van a hacer o que simplemente, les da igual. Chapman, por ejemplo, a pesar de que en el 2000 cumplía la condena de 20 años de cárcel, se le ha denegado la libertad por no arrepentirse, ni conseguir adaptarse a la sociedad.

Ahora bien, El Marketing despiadado, el que convierte a personas o seres vivos en meros objetivos, creo que también tiene una parte de culpa.

John Lennon de The Beatles

Chapman, asesino de John Lennon

Idols más allá de lo humano

A veces, una persona se convierte en una persona famosa o en un icono por sus méritos. Es el caso de John Lennon. Por supuesto, tampoco le quito mérito a las cantantes de AKB48, aunque prefiera más el estilo de John Lennon, pero lo que no me gusta es lo que a veces hacen las discográficas o las empresas para ofrecerlas como un producto, dándoles igual sus intereses y sus razones, al igual que los de sus fans.

El tiempo tiene 24 horas al día para todos y todos los fans del mundo querrían tener la oportunidad de conocer, estrechar la mano o compartir unas palabras con sus ídolos. El Marketing de un grupo como AKB48 es necesario, tipos de eventos como los de hand-shaking son esperados y ofrecen la oportunidad de verlas en persona. Sin embargo, hay más oscuridad y malas intenciones detrás de todo esto. Gracias a un amigo que ahora vive en Japón, ha conocido que existen foros de las chicas donde las intenciones son de todas, menos buenas y que, los responsables del Marketing de las chicas, usan todas sus cartas para vender, vender y vender, dándoles igual las ilusiones e intereses de ambas partes (y no me refiero a su parte, sino a la de las chicas o grupos que promocionan y los fans).

En estos eventos donde puedes conocer personalmente a tus ídolos, tienes derecho, por ejemplo, a 10 segundos si compras un CD del grupo, si compras 2 a 20 segundos y ya si te compras unos 100 discos, pues sumando. ¿Qué necesidad hay de hacer eso? Ese momento mágico de encontrarte con tu ídolo es tan frío, tan poco humano y que fomenta tanto ese fenómeno fan, esa locura por lo intocable que, creo, que es lo que llega a trastornar a las mentes más insanas y a cometer estos actos de locura.

Si el dinero dejara de ser importante, todo cambiaría.

Integrantes del grupo japonés AKB48