La pregunta automática que surge tras esta afirmación suele ser: “¿y de cuánto estás?” Nuestra respuesta no debe basarse en los 9 meses de embarazo si nos dirigimos a un japonés, sino en 10.

¿Eso significa que las japonesas pasan por 10 meses de gestación? No. Todas las mujeres de todas las partes del mundo experimentan el mismo intervalo para traer un niño al mundo: 40 semanas. Lo único que cambia es la forma de contar este tiempo.

Si le preguntas a una persona japonesa cuánto dura un embarazo te contestará: Jukka getsu kan (10 meses) e, incluso, existe una forma más arcaica y correcta de referirse a este proceso proveniente del japonés antiguo: Totsuki Tooka: Mes 10, Día 10. Unas 40 semanas equivalen a unos 9 meses más una semana, días arriba o abajo. Por tanto, se refiere a que, el día del parto, correspondería a unos 10 días pasado el mes 9º, es decir, estando ya en el 10º.

Quizá parezca lioso pero tiene su explicación: nuestro calendario gregoriano comenzó a usarse en Japón apenas un siglo y medio atrás, a partir del año 1873. Anteriormente, el tiempo se contaba según el calendario lunisolar chino donde los meses tenían 28 días, como los ciclos de la Luna. Si hacemos cuentas, 10 meses de 28 días corresponden a 40 semanas. ¿Tiene ahora su lógica no?

Estar embarazada en Japón

Una vez conocida la noticia y solventado el problema de cálculo sobre el periodo de gestación en el que te encuentras, ¿qué ocurre ahora si estás embarazada en Japón?

Desde antes de la Segunda Guerra Mundial, la Administración Pública japonesa creó una serie de ayudas, programas y leyes que facilitan y mejoran la situación de las mujeres embarazadas. De hecho, el país nipón es un lugar muy seguro, cómodo y ventajoso en lo que respecta a las madres y niños.

En Japón es importante notificar el embarazo dentro de la oficina municipal que corresponda según tu residencia. Gracias a esto, el gobierno otorga una programación de visitas gratuitas para las futuras mamás, información de ayudas financieras y las vacunas de los niños, entre otras ventajas. Recordemos que, el control de un embarazo, no es considerado una enfermedad, por lo que no los suelen cubrir los seguros de salud.

La Libreta de Salud Materno-Infantil y el llavero informativo

Existen dos objetos indispensables para llevar contigo cuando estás embarazada en el País del Sol Naciente y que son de muchísima ayuda. El primero es el “Boshitechou” o una libreta que dispone de todos los datos básicos que una mujer embarazada necesita saber, incluyendo las vacunas del pequeño hasta los 6 años de edad. Por ejemplo, la primera página es utilizada para solicitar el certificado de nacimiento. Está regulada por la Ley de Salud Materno Infantil del país y se entrega una vez se haya notificado el embarazo. Suele ser gratuita, no obstante, en algunas ocasiones se debe pagar un precio simbólico por ella. Aun así, merece la pena tenerla por todos los contenidos de ayuda que posee, sobre todo, para las mamás primerizas. La buena noticia es que se van actualizando y están disponibles en varios idiomas, ¡incluyendo el español!

Tener esta libretita también facilitará la obtención de un curioso llavero que dice “llevo un bebé en mi barriga” que dan en las estaciones de tren o metro enseñando la libreta de embarazo. En Japón no es común ceder el asiento y, hasta pasados varios meses de gestación del bebé, no se nota que una mujer está en estado. Por eso, es una buena manera de que la gente dé prioridad a las mujeres embarazadas en los transportes públicos.

El embarazo en Japón, antes y ahora, es todo un mundo y merece la pena conocerlo, ¡sobre todo si vas a ser mamá allí!

Artículo original publicado en papel en la Revista Eikyo en el número 17.