«¡¿Pero a quién se le ocurre?!», «¿Cómo tienes el valor de estudiar un idioma tan difícil?» y preguntas similares me formulan cuando digo que estoy estudiando japonés.

Ciertamente es un idioma muy complicado. Si no te gusta o te apasiona la cultura japonesa es un sufrimiento que mejor deberías evitar. Y no lo digo por lo de escribir kanjis (los símbolos tan famosos) sino porque, más allá de su estructura, escritura o vocabulario, está el trasfondo de lo que estamos comunicando.

Todas las lenguas tienen su gracia porque guardan mucho significado cultural y comunicacional. Pero el japonés es en cada partícula, en cada palabra o expresión donde cada cosa cuenta.

Empezando con que la potencia de lo que decimos, la acción, recae al final de la oración (sí o sí) ya tenemos la complejidad de que, traducir literalmente del castellano, es imposible. Y ya no digamos si interactuamos con según qué persona, ya que, la jerarquía, es muy importante.

Como esto es un blog sobre Marketing os quiero enseñar cómo el propio Gobierno japonés impulsa, cada vez con mayor ahínco, el estudio de su idioma y su cultura.

En concreto, os mostraré tres de los métodos alternativos que más utilizo para ampliar los estudios.

 

Yan-san

Nada sería lo mismo sin nuestro entrañable amigo Yan-san. Creo que, todos los que estamos estudiando este idioma, nos hemos tenido que ver alguno de sus capítulos.

Aunque los vídeos son del año de la polca «Let’s Learn Japanese» es uno de los métodos más famosos y aplaudidos por los docentes para aprender japonés. ¿Su origen? La Japan Foundation (国際交流基金), fundación originaria de 1972 por el Gobierno Japonés con motivo de promover la cultura y el idioma japonés por todo el mundo. Ahora es un órgano independiente bajo el Ministerio de Extranjería de Japón.

Gracias a The Japan Foundation los extranjeros pudimos acceder a un nuevo mundo: promovían y exportaban diversos materiales, no sólo de texto, sino también audiovisuales.

Uno de los más importantes fue éste, el Let’s Learn Japanese, aunque más conocido como «Yan-san».

Yan-san, el protagonista, es un extranjero que viene a Japón a trabajar y con el que viviremos tremendas aventuras, conoceremos más de cerca las costumbres japonesas y hasta compartiremos los desamores de nuestro colega de viaje.

Eso sí, aunque hay dos temporadas, ni siquiera el primer capítulo es apto para estudiantes de nivel básico. Hablan bastante rápido en los vídeos y has de tener, al menos, una base para poder pillar muchas cosas.

Podéis encontrar todos los vídeos en Youtube y, por supuesto, buscando bien por la red os lo podéis descargar :P.

 

Erin ga choosen nihongo dekimasu

Algo más actual es el método de aprendizaje de la serie de Erin, también de Japan Foundation. ¿Lo bueno? Que podéis ver los vídeos junto a todo el material disponibles a través de internet, ¡y en español!

Erin es una chica que viene de Inglaterra de intercambio (aunque todos nos preguntamos por qué tiene pinta de MUY japonesa). Con unos 25 capítulos, entre vídeos, explicaciones, métodos y expresiones cotidianas de japonés, recorremos la vida de una estudiante «extranjera» en Japón.

Es curioso porque Erin tiene su versión en dibujos chibi y su profesor es una cosa llamada «Honigon» y un pequeño ciborg (cosas de los japos). Realmente es muy entretenido y, en muchos de los capítulos completos, además del vídeo de Erin, podemos ver los «Mitemiyo!» donde nos enseñas cosas cotidianas de Japón o los «Yattemiyo!» en los que un grupo de extranjeros aprenden a hacer algo típico del país nipón: sushi, ikebana y hasta cómo crear emoticonos en el móvil.

 

NHK World Radio Japón «Hablemos en Japonés»

Para los que, como yo, son unos amantes de la radio o no tienen tiempo de ver muchos vídeos, tenemos este estupendísimo programa de 10 minutos: «Hablemos en Japonés». En él, acompañamos a Cuong, un chico vietnamita que viene a trabajar como kaishain (u oficinista) a Japón.

Me gusta mucho porque yo también trabajo en oficina y vas descubriendo cosas muy curiosas del comportamiento de los trabajadores entre ellos, los clientes y sus superiores.

«Hablemos en Japonés» de la NHK es un método de aprendizaje que salió en muchos idiomas. Hay versión castellana repartida en 50 programas de 10 minutos más o menos. Los locutores, además de enseñarnos el tema del día, hacen pequeños ejercicios para que el oyente siga practicando. Además, casi al final del programa, nos cuentan alguna curiosidad sobre Japón y sus costumbres ligadas a la temática de cada episodio.

Es muy entretenido y mucho más básico que los dos anteriores. Es ideal para ir practicando mientras vas en el metro o mientras estás trabajando. Pero eso no es todo, ya que, como habréis podido comprobar, en la propia web hay diferentes apartados con ejercicios y material adicional para no perderte nada :).

Y estos son los métodos que yo utilizo. ¿Vosotros conocéis alguno más? ¡Me encantaría conocerlos :)!

Como veis y a pesar de la mala fama que tiene Japón sobre que no le mola lo de que vengan extranjeros, hacen esfuerzos enormes para que podamos aprender su idioma y, encima, de manera totalmente gratuita adaptándolo a muchos idiomas.

Personalmente, os animo a que lo estudiéis. Los dolores de cabeza que empezarán a acumularse a medida que vayáis añadiendo kanjis a vuestro vocabulario, no os importará en absoluto cuando os deis cuenta de la riqueza de este idioma. De como, de un mismo símbolo se pueden sacar muchos significados. Os sentiréis tremendamente felices cuando empecéis a reconocer kanjis, palabras y oraciones completas. Y cuando empecéis a entenderlo veréis que merece la pena seguir adelante.

Demostremos que somos unos valientes ^0^

¡Ánimo!

がんばろ!