Fanta al ritmo de MOMI MOMI


Lo primero que harás al darle al play es decir: «vale, éste es otro vídeo de japoneses donde hacen tonterías y todos nos reímos». Tras escuchar el primer estribillo de la canción tu cabeza comienza a ir al ritmo de la música. Llegando al final de la canción, inconscientemente, la tararearás acabando con un: «Momi, momi c’mon!». Y, automáticamente, clickarás en «Replay» para volverla a escuchar y aprenderte el bailecito.

Objetivo conseguido: te has enganchado a la canción y a la fiebre MOMI MOMI.

Es cierto que tanto Asia Engineer (エイジアインジニア) y Haruna Ai (はるな愛) son grupo y artista reconocidos en Japón, pero eso no quita que la canción sea pegadiza y cause un recuerdo constante en el día a día.

Una vez conseguido este efecto empieza a verse por Internet y por televisión este spot:

Conseguimos asociar una canción, un baile, una letra a un producto nuevo con un concepto bastante arriesgado. La Fanta MOMI MOMI es, nada más y nada menos, que un REFRESCO COMESTIBLE. Sí, se te ha quedado cara de panoli y seguro que has saltado con un: WTF?!

Se trata de gelatina fría que, con un ligero apretón o pellizco su contenido sale y nos lo comemos. Y voilá, tenemos refresco-gelatina de sabores y una marca: FANTA.

Se trata de una idea innovadora que han conseguido encajar muy bien con el target de Fanta en Japón (chavales de entre 8 – 18 años). Sus artistas favoritos, la música pegadiza, que la canción hable sobre la escuela, los deberes, las actividades extraescolares.

Nada de tíos gordos en gallumbos y máscaras de lucha mexicana, ni «krujir rutinas»,que estamos acostumbrados a ver en España, poniendo el ridículo ejemplo de las Danet con Oreo que ha sacado DANONE como algo innovador.

Aunque la campaña es de hace dos años he querido destacar la frescura con la que un producto nuevo, con mucha competencia y MUY arriesgado entró tan bien dentro del ENORME mundo de los refrescos y comestibles japoneses (ya iré hablando sobre las distintas marcas que nos podemos encontrar en snacks que superan en gran número a lo que podemos encontrarnos en España).

NOTA: Me contó un amigo que vive ahora en Osaka con su novia japonesa que, cuando se puso de moda el MOMI MOMI de Fanta, Asuka, su novia, le daba pellizquitos en los mofletes diciendo: «Momi, momi». Vaya, que es lo que nuestras abuelas y tías nos han hecho toda la vida para decir lo mocicos que estamos pero a lo japonés.

Comenta, ¡que es gratis!

Time limit is exhausted. Please reload the CAPTCHA.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies