La fusión no tiene por qué ser mala

Hoy quería escribir este artículo antes de que llegara la hora de la cena. Siempre me pasa lo mismo, me pongo a hablar de comida justo antes de comer o de cenar y, la verdad, lo paso fatal. Sin embargo, no voy a hablar de comida japonesa específicamente. Quiero tratar un tema que llevo queriendo desde hace meses y es el tema de la fusión de la comida japonesa tradicional con otras cocinas. ¿Es una moda o es que realmente la fusión es deliciosa?

Hace unos meses tuve la suerte de formar parte de un “jurado” muy especial en un evento que el restaurante UDON realizó en Barcelona para inaugurar sus tapas Izakayas & FUN. El restaurante UDON no lo regentan japoneses (ni chinos), sino que es una cadena de restaurantes nacida en Barcelona y que tiene restaurantes por toda la provincia, Zaragoza y Bilbao. Su especialidad es el fideo UDON y, durante estos meses, están apostando por la sección de tapas con toques occidentales.

Sin embargo, comer en UDON no es comer en un restaurantes japonés, de comida tradicional. Aunque el UDON sí que forme parte de la gastronomía japonesa, UDON ofrece más una fusión de Occidente y Japón. Así lo demostraron con sus Izakayas & FUN donde se combinan distintos productos japoneses con otros más conocidos para el público occidental. Os dejo con el vídeo presentación del evento y las tapas:

Y esto de las tapas fusión Occidente y Japón de UDON es sólo un ejemplo de lo que se puede encontrar en restaurantes de todo el mundo. No obstante, lograr que la fusión tenga un buen resultado tanto en presentación como sabor es indispensable para el éxito.

 

El elemento estrella: el sushi fusión

Siempre he sido de buen comer y, para más inri, con una curiosidad innata de conocer nuevos sabores e inventos gastronómicos. Al igual que me gusta comer cosas tradicionales, también soy de las partidarias de que, en la reinvención y la originalidad, está la estrategia en el éxito de la gastronomía actualmente. Pero sin pasarse, claro.

Sin duda, el plato más conocido de la gastronomía japonesa, es el sushi y todas sus variedades. Si lo pensamos bien, se trata de un plato muy sencillo con dos elementos principales: arroz y pescado. Ahora bien, el arroz blanco es algo que se puede combinar con muchas cosas gracias a que su sabor no es fuerte, a pesar de que, el de sushi, está preparado con sake o vinagre de arroz.

Está genial eso de hacer sushi de otros sabores que no encontraremos nunca en un restaurante japonés tradicional. Maki sushi con relleno de pollo o he visto Makis o Nigiri sushi de frutas que se podían combinar con salsas dulces o sabores salados que les daban un gusto muy especial. Y, mi favorito sin duda, es el sushi al que le ponen otro tipo de pescado procesado a nuestra manera más tradicional: encurtidos, en aceite de oliva, envasados al vacío… Por ejemplo, este sushi con anchoas saladas y alcaparras. ¡Es totalmente genial! Y más si le aplicas un poquito de soja, que siempre es un sabor que pega y que me encanta.

sushi-con-anchoas-y-alcaparras

fushion-sushi-fruta

También hay fusiones inimaginables que no entran dentro de ninguna fusión gastronómica de ninguna cultura. Tenemos el ejemplo de este señor filipino, Angelito Araneta Jr. que, dentro de los menús que ofrece su restaurante de Manila, se encuentra este (¿suculento?) plato de sushi decorado con diamantes y oro. Y nada de oro de pocos kilates, no, de 24 nada más ni nada menos. Quien quiera degustar este sushi deberá pagar 2750 dólares y, lo que no sé, es si ese oro será digerible por nuestro estómago o nos lo podremos llevar a casa para que podamos “fusionarlo” en un anillo o un collar.

sushi-oro1

Y, aunque la cocina fusión sea más apta para gente atrevida, no hay que olvidar que, lo importante, es obtener un buen resultado. Si Japón y Occidente, en general, son tan diferentes, encontrar el punto que une ambas gastronomías y culturas en un sólo producto no es fácil. Sin embargo, el resultado puede ser genial. Por supuesto, la cocina tradicional nunca se perderá, eso está claro. Pero, si nos ponemos a pensar, ¿es que acaso la paella no es la mezcla de varios productos?, ¿acaso no existen variedades de cocido por toda la península? ¡E, incluso, de patatas bravas!

¿Y vosotros qué pensáis sobre la comida fusión de varias gastronomías?

Por cierto, al final se me ha hecho la hora de cenar… y tengo tanto antojo de sushi de anchoa =(

Comenta, ¡que es gratis!

Time limit is exhausted. Please reload the CAPTCHA.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies