La reina del J-Pop: Namie Amuro

¡Ay! Las idols. Una palabra que viaja por oídos y corazones de los fans de Asia oriental. Un idol es algo más que un cantante, un modelo o un actor, es un Dios.

No soy muy fan de las idols aunque reconozco que me encanta escuchar algunos de sus hits. Siempre encuentras una canción pegadiza, un ritmo que encaja perfectamente con tu estado de ánimo y, ¡ah! Son tan guapas y guapos.

Centrémonos ahora en Japón ya que, entre Corea del Sur y Japón se llevan la palma dentro del séquito principal y banco de idols más grande del continente asiático. Dentro de Japón hay unas cuantas idols que han durado más de lo que se esperaba. Todo se debe a su carisma y el saber adelantarse al futuro.

Algunas de ellas son Utada Hikaru, Ayumi Hamasaki, Koda Kumi y la protagonista de este artículo: Namie Amuro (安室奈美恵).

Namie-amuro-dazzling-sweet

De entre todas las cantantes niponas para mí Amuro tiene algo especial. Empezando porque me parece la más guapa de entre todas ellas. Quizá sea su ascendencia italiana (su madre era medio italiana y medio japonesa) o bien el clima de Okinawa (de donde es originaria), pero su carisma siempre me ha cautivado.

Namie Amuro es, a la vez, uno de los mejores y peores ejemplos para explicar el fenómeno fan en Japón. Uno de los mejores porque sigue cautivando a las masas saque lo que saque, es protagonista e imagen de firmas de moda en numerosas ocasiones y cada día es capaz de verse más joven que cuando empezó (actualmente tiene 36 años). De los peores porque, aunque fue descubierta y explotada hasta alcanzar la fama en todo el archipiélago como sus contemporáneas, ha sabido separar vida profesional y vida personal, alejándose de esa fábrica de idols que abundan cada vez más en Asia Oriental.

Digamos que ha dejado ser un «producto» para ser una profesional en su área. Y por ello se ha ganado el título de «La Reina del J-Pop». Cosa que no es poca, ya que Japón es un país donde, cada día, se pueden sacar 20 nuevos idols de debajo de una piedra.

En el año 2012 se cumplieron 20 años de toda su carrera. En la página oficial de Facebook de Namie Amuro se publicó un pequeño repaso de su carrera, de sus inicios hasta 2012, que se hicieron en diferentes idiomas. Os dejo con el español:

Por supuesto, Namie no para y sigue cosechando éxitos. Uno de los motivos principales por los que me animé a hablar de Amuro fue uno de sus últimos singles que lanzó con motivo de su colaboración con la revista Vogue y la archiconocidísima firma GUCCI. La imagen de una Amuro holográfica, futurista y, como siempre, seductora, volvió a cautiva mis sentidos:

El montaje es una auténtica pasada según mi opinión y ha captado la atención de muchos, incluso más allá del continente asiático.

No voy a hablaros de la vida y éxitos de Amuro, ya que para eso tenéis mucha información en la Wikipedia y en otros sitios dedicados a la artista, pero sí quería ofreceros mi punto de vista hacia un mundo que acoge su mayor apogeo en países como Japón o Corea del sur a través de ella.

Aunque el fenómeno idol exagerado, abrupto, en cantidades industriales y, a veces, cansino que se produce en Asia Oriental pueda parecer falso y que no durará más de dos telediarios, es algo que hay que valorar muy positivamente. Y no me refiero sólo al marketing, el cual genera numerosos beneficios para discográficas, productoras y diferentes firmas, sino al apogeo cultural. No soy nada partidaria del fenómeno fan, de los que lloran por ver a un personaje público y mucho menos eso de ponerlos por encima de otros aspectos más importantes en la vida. Sin embargo, de estos intentos de sobeexplotación de talentos nacen artistas como el ejemplo de Namie Amuro, se crean nuevas vertientes, se evoluciona y se descubren nuevos nichos.

Todavía se están transformando estas fábricas de nuevas estrellas y tenemos mucho que filtrar hasta encontrar verdaderos diamantes en bruto en cualquier estilo musical y, en definitiva, en cualquier vena artística.

Para finalizar me gustaría saber: ¿cuál es vuestro idol o idols japoneses favoritos?

0117893_woman_03

10 Comentarios

  1. Nunca he sido fan de este tipo de artistas aunque debo reconocer que bastantes años atrás si me pegaron algunos temas de Ayumi Hamazaki. Sobretodo aquellos más electrónicos y discotequeros. Un mundo difícil de comprender y que sólo podía cuajar en una sociedad como la japonesa.

  2. ghibril

    ¡Hola Pau! 🙂

    Quizá fuese difícil en aquella época pero, la verdad, en Occidente nos estamos aficionando mucho a este fenómeno fan cada vez más. Sobre todo ahora que el rollo K-pop y J-pop empieza a sonar más en nuestro país, por ejemplo.

    Tiempo al tiempo…

    ¡Un saludo! 😀

  3. Yo soy ferviente seguidor de AKimoto Sayaka, que recientemente dejó el conocido grupo AKB48 para centrarse en su carrera de actriz.

    Sayakaaaaaaaa!!!! X-DDDD

    Un Saludo.

  4. Trinu

    Creo que Namie no se considera (ni se ha considerado) nunca Idol.

    Idols son las AKB48, las Morning Musume y demás cantentes/grupos que intentan tener una imagen lo más pura posible.
    No quiero decir que Namie no lo sea, pero… tiene un hijo y tal. Las idols no pueden ni tener novio.

    En cualquiero caso, la carrera de Namie es admirable. Ha sabido renovarse y seguir captando la atención del público, cosa que otras cantantes que jugaban en la misma liga (Ayumi Hamasaki, BoA, Koda Kumi) no han conseguido.

  5. ghibril

    ¡Hola Trinu!

    En mi poca experiencia siempre he tenido en cuenta «ídol» como un modelo a seguir y una, digamos, «obsession fan» que tiene un tiempo determinado de fama y moda. No sabía eso de que las ídols no podían tener ni novio, ¡ni hijos! Es fortísimo…
    Por eso mismo adoro mucho más a Namie a la que, estoy segura, le han intentado vender la moto en multitud de ocasiones y siempre ha sabido estar en su sitio, cosechando éxitos sin necesidad de «venderse» de esa manera.

    ¡Gracias por tu aporte Trinu y por pasarte por el blog!

    ¡Un saludo! 🙂

  6. ghibril

    ¡Hola Tío Rufi!

    ¿Y sabes si le va bien como actriz? La verdad es que sé bien poquito de ella 🙁

    ¡Un abrazo!

  7. Shisus

    Muy buena entrada y me gusta tu opinión solo quería aclarar que ni Hikaru Utada, ni Namie, ni Koda Kumi, ni Ayumi son idols. Para nada, son consideradas artistas desde el principio como lo son Madonna, Aguilera o Lady Gaga.
    Kumi esta casada tiene hijos y rebosa un talento desbordante que no se encuentra en idols, y lo mismo al resto y lo que mas las diferencia es su libertad, ellas producen su música, sus letras, trabajan en los videoclips, en sus tours con su equipo y tienen su vida personal (cosa que los idols no hacen y no pueden)
    Los idols son artistas talentosos(otros no tanto) pero prefabricados, adolescentes que están para dar dinero y con fecha de caducidad, en cambio ellas son artistas consagradas y que aun les queda vida y aun con bajones siguen produciendo música muy bueno y teniendo éxito a pesar de no vender como antes.
    El hecho de que sea asiaticas no las hace IDOLS, simplemente son cantantes como ya dije mas arriba lo puede ser Aguilera o Madonna.

  8. ghibril

    ¡Hola Shisus!

    Muchísimas gracias por tu comentario ya que aporta mucho a mi, todavía, escaso conocimiento del mundo de las Idols y el J-pop en general. La verdad es que es muy triste que, un ídolo en países asiáticos, sea algo sin alma, un producto sin futuro, realmente.
    Para mí un ídol es alguien que goza de una reputación consagrada, un modelo a seguir, a quien admiras y seguirás siempre.

    Namie Amuro es eso para mí. Pero, evidentemente, a nivel Japón, Namie es más que una profesional y, como bien dices Shisus, toda una artista de los pies a la cabeza ^^.

    Me alegro de que te hayas pasado por aquí y te haya gustado mi entrada.

    ¡Un saludo y gracias por comentar! 🙂

  9. Es cierto que Namie no es considerada una Idol, pero ella empezó en Super Monkeys que era uno de los grupos «Monkeys» de esa época, que venian de un grupo de 15 personas. así que al principio de su carrera si fue considerada una Idol, aunque el grupo no fuera inmensamente conocido. el ultimo paso de su carrera como Idol fue en «Namie Amuro with Super Monkey’s» de donde evolucionó a su carrera de solista. querían seguirla explotando como a una Idol, pero ella se rehusaba y poco a poco ella fue tomando control sobre su carrera. este punto Namie hace lo que le viene en gana y ahora mas que trabaja bajo su propio sello.

  10. ghibril

    ¡Hola Carolina!

    Exacto, y es lo que admiro de ella. Sea considerada o no una ídol antes o después, para mí vale mucho como artista. Tiene ese «gancho» que no muchos consiguen.

    ¡Gracias por pasarte y comentar! 🙂

Comenta, ¡que es gratis!

Time limit is exhausted. Please reload the CAPTCHA.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies