Murakami de nuevo a las puertas del Premio Nobel de Literatura

Vale, vale, vale… ya sé que es una noticia de algunos días pero me gustaría aprovecharla para hablar sobre el tema de la literatura japonesa y su imagen en Occidente, en concreto, en España.

Antes de empezar, he de confesar que he leído a muy pocos autores japoneses pero, eso sí, todos son contemporáneos y encierran mucho misterio en sus palabras como el archiconocido mundialmente, Haruki Murakami.

Tres autores contemporáneos que me han marcado profundamente son: Banana Yoshimoto, Teru Miyamoto y Haruki Murakami. De hecho, en la propia descripción que hacen de Miyamoto en su libro «Kinshu: tapiz de otoño» comparan su estilo con los dos anteriores.

Y creo que han tenido tanto éxito fuera de sus fronteras por la manera que tienen de hacernos sentir la fantasía, lo onírico, el dolor de la manera más real posible, sin tan siquiera nombrar estos sentimientos o estados por su nombre.

Del ya ex-aspirante a Premio Nobel 2013, Haruki Murakami, he leído muchísimos de sus libros. Sin embargo, no hay ninguno que me haya dejado mejor sensación que «Kafka en la orilla» y mayores incógnitas que «El fin del mundo y un despiadado país de maravillas«. Todos ellos, al igual que la mayoría de su bibliografía manejan a la par la realidad y la fantasía. No existen fronteras entre ellas ya que son tocadas al mismo ritmo, siguiendo la historia sin ni siquiera darte cuenta de en qué mundo estás, de qué es real o no en lo que estás experimentando mientras lees.

Lo mismo han hecho Yoshimoto y Miyamoto en una escala menor.

BananaYoshimoto Teru.Miyamoto

 

La fama mundial de Murakami

Bajo mi punto de vista, su fama se debe a que nunca hay un final o, mejor dicho, nunca responde a nuestras preguntas en sus libros. Más bien las deja caer y tú ya te apañas de interpretarlas como quieras.

La incertidumbre del relato que sigue y sigue y la incógnita del final sumado a la interpretación subjetiva de cada uno. Se ha ganado a los lectores occidentales que andan bastante cansados de los finales cerrados, de los felices o los desastres naturales, económicos o las transformaciones del ser humano en monstruos, sean zombies, mafiosos o políticos corruptos.

Es por eso que, últimamente, muchos autores japoneses contemporáneos encuentran su hueco en Occidente, se hacen famosos, aspiran al Premio que marcará toda su trayectoria y esfuerzo. Actualmente, Haruki Murakami es la figura más internacional de la literatura japonesa pero no deja de ser una voz dentro de sus relatos. Es decir, de un estilo y personalidad única.

Sin embargo, sí que creo que hay algo que une firmemente a los autores japoneses contemporáneos que tienen fama en todo el mundo y es la verdad escondida en las palabras. Ni Banana Yoshimoto, ni Teru Miyamoto, ni el mismísimo Haruki Murakami han dicho que lo que sientes es temor cuando lees, o tensión durante uno de sus pasajes, ni siquiera te han confesado si su personaje está enamorado, enajenado o qué sé yo. En la literatura japonesa actual eres tú el que siente y no hace falta decirlo en la palabra escrita. Queda dentro de la historia que, al fin y al cabo, es lo que importa.

 

3 Comentarios

  1. Desde que leí hace ya muuchos años Tokio blues me quedé prendado de la literatura de Murakami. Incomprendido por muchos de sus compatriotas que le han acusado en enfinidad de ocasiones de no ceñirse a los cánones de la literatura japonesa, como bien dices ha cosechado un gran éxito fuera de las fronteras del archipiélago japonés. Sin duda un genio a la hora de crear ambientes y personajes oníricos y debo decir que leerlo en japonés es todo un lujo.

    He escrito varios artículos sobre él en mi blog, te invito a que les eches una ojeada. Un gran artículo.

  2. ghibril

    ¡Hola Pau!

    Me encanta verte por aquí ^^. Sí, Murakami no fue el primer libro de un autor japonés contemporáneo que leí, pero sí fue el que más me llenó desde un primer momento por esa manera de dar forma al espacio y sus personajes. Por supuesto, me pasaré por tu blog y le echaré un vistazo a los artículos que le has dedicado.

    ¡Un abrazo!

  3. Israel

    Yo tengo una historia con Murakami. Estaba de mochilero en Francia esperando que llegase a la ciudad alguien que tardaría un par de semanas. Dormía en el río, y para pasar las horas leía novelas de Murakami: las compraba en la FNAC, las leía en un parque y cuando las acababa las vendía en el mercadillo y me compraba la siguiente. ¡Es curioso que justamente fuesen historias de mujeres que desaparecían! En fin, quien tenía que llegar llegó y al día siguiente me robaron la bolsa donde guardaba la última novela.

    Creo que mi favorita es Dance Dance Dance. Leí por algún sitio que Murakami tenía un libro de cuentos con Shigesato Itoi, el guionista de los RPG rarísimos de la serie Earthbound, pero no está traducido…

Comenta, ¡que es gratis!

Time limit is exhausted. Please reload the CAPTCHA.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies