¿Qué tengo? Tengo de tó

Yo ya sabía que los japoneses (una pequeña minoría, ojo) eran raros y que sus gustos a la hora de comprar diversos productos diferían un poco del resto de la gente. Digamos que, para lo que nosotros parece depravado y anormal, para ellos parece ser motivo de ventas y bagaje de nuevas ideas para sacar productos cada vez más bizarros.

La gente se echaba las manos a la cabeza cuando se enteraron de que, los japoneses (y no tan japoneses… ejem) compraban (a muy buen precio) braguitas de chicas usadas, sobre todo de colegialas. Aunque es realmente asqueroso, si se piensa detenidamente, no están haciendo daño a nadie. La chica se lucra de sus braguitas y, el comprador, digamos que está cubriendo una parafilia sin que nadie salga perjudicado.

Recientemente, la estrafalaria y archiconocida Lady GaGa, sacaba al mercado un perfume que presumía de tener olor a sangre y aromas que incitaban a tener relaciones sexuales como conejos. Más allá de los diversos rumores que se organizaron alrededor del perfume FAME de GaGa, la fragancia, lo único raro que tiene, es que es negro y que, al pulverizarlo en la piel, se vuelve transparente. Y parece ser que es a causa de la belladona.

Me ha venido a la mente esto del perfume porque, lo que os traigo, son diferentes «aromas» que, con mucha imaginación y público dispuesto a comprarlo, puedes crear un imperio. El ejemplo de FAME me ayuda a poneros en la situación de lo que pueden causar las falsas apariencias, un packaging apañado y, por supuesto, un marketing bien enfocado al público al que va dirigido.

 

Aroma de pis de colegiala

Sí, amigos, aroma de pis de colegiala o eso es lo que dice la marca que comercializa estos «curiosos» aromas o aceites provenientes de los sitios más recónditos del ser humano. La marca en cuestión es Tamatoys, famosa por sus productos para adultos con cierta inclinación por los chicos jóvenes guapos y las colegialas.

Pero esperad, que hay más:

Aroma a piernas de «Hermana mayor»

Aroma a axila de colegiala

Y, por supuesto:

Aroma a… en fin:

 

Aunque, lo que más me ha sorprendido de todas las supuestas «fragancias» de Tamatoys es ésta, sin duda alguna:

Aroma de ano de niño

Vuelvo a repetir que, los compradores de estos productos que, ojo, también se comercializan fuera del mercado nipón, son una pequeña minoría que, por desgracia, tienen curiosas parafilias o gustos que sobrepasan el límite de lo legal y, por supuesto, moral. Por tanto, en ningún momento pongo a todos los japoneses dentro de un mismo saco y los tacho de pervertidos. No obstante,  sí ostentan uno de los mercados que más se acercan al terreno de la pedofilia, aunque no estén cometiendo ningún delito directamente.

Aunque no me entra en la cabeza que la gente le guste este tipo de productos y, peor, disfrute con ellos, lo que realmente no puedo creer es que se puedan diseñar estos olores de manera artificial, meterlos en un bote y, ¡hala! a venderlos como churros.

Pero almas de cántaro… ¡¿CÓMO SE PUEDE SACAR EL OLOR DE UNAS PIERNAS?! Por poner un ejemplo. Y es que, la propia marca, Tomatoys, jura y perjura que sus «aromas» son reales y mantienen todo el «frescor» como si tuvieses a la chica o chico en cuestión y olieras estas diferentes partes o desechos (lo digo por el pis).

El perfume de Lady GaGa y su bulo sobre que si contenía sangre u olía a saber qué no tiene ni punto de comparación con la sarta de mentiras de esta marca de productos para adultos. No me creo que saquen el pis de las chicas, ni se pongan a oler sobacos de colegiala para, al menos, intentar potenciar ese olor y crearlo artificialmente. Y en el caso de que puedan fabricarlo  no sé qué hacen dedicándose a este tipo de negocio cuando, en el terreno de la química, tendrían un puesto más que asegurado.

Señoras y señores, como bien dice mi tía cuando aparecen estas cosas o nos encontramos con este tipo de gente no queda más remedio que decir: «está en el mundo porque tiene que haber de tó».

Por cierto, ¡gracias a @ForoMB que me informó de que había más productos cuando descubrí lo del pis de colegiala y lo twitteé!

 

2 Comentarios

  1. xDDDDDDDDDDD EPIC.

    Yo sólo conocía lo de ブルセラ, pero esto me parece ya ir demasiado lejos.

    Quiero comentar que por una parte aprecio mucho tu cautela a la hora de decir que no se puede generalizar y meter a todos los Japoneses en un saco, y lo de decir que esto es una minoría, pero por otra parte aunque quiera creer que es así, sé que tampoco es cierto… si existen tantos productos de este tipo es porque hay una demanda detrás.

    A mi no me parece una mentira ni creo que sea imposible conseguir estos «aromas». De hecho ví un documental sobre la química de los olores y sigo asombrado de la ciencia que hay detrás de todo esto y las posibilidades que brinda. Luego el uso que se le dé ya es otra historia.

    Yo la verdad me he reído una barbaridad con este post. Luego si lo piensas en frío te das cuenta de que alguien que compre un producto así realmente tiene un problema, y ya no te hace tanta gracia.
    Lo del aroma a «partes íntimas femeninas» lo puedo llegar a entender porque hay marcas occidentales que lo han hecho, y puedo llegar a imaginarme a gente comprando por curiosidad (espero), pero ya lo del ano de niño sí que no tiene excusa, me parece una creación de una mente totalmente descentrada y poco cabal.

    Si invirtiéramos todos estos esfuerzos, tiempo y dinero en hacer otras cosas más útiles seguramente viviríamos en un mundo bastante mejor.
    Por otro lado, de todo tiene que haber en este mundo, y afortunadamente la unión de oferta y demanda (sea bizarra o no) mueve el dinero y activa la economía, que desde luego ya les hace falta a los nipones.

  2. ghibril

    ¡Hola Haneulsaek!

    Totalmente de acuerdo contigo. Me da miedo que estas depravaciones (porque lo son, sobre todo lo del ano de niño) lleguen a más. Es decir, que la demanda sea tal que esto acabe viéndose como algo normal.
    El dinero lo mueve todo y la gente no deja de crear cosas bizarras para sacar partido lucrativo al asunto. Activa la economía sí, pero a la vez da bastante pena que no se invierta en temas de educación o cultura en general.

    Es el mundo en el que vivimos: el sexo, la muerte y las drogas son lo que vende y lo que nunca estará en crisis.

    Ojalá todo cambie.

    ¡Muchas gracias por tu comentario y por pasarte por mi blog!

    ¡Saludos! 😀

Comenta, ¡que es gratis!

Time limit is exhausted. Please reload the CAPTCHA.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies