Nop, no tiene nada que ver con Severus Snape de la saga Harry Potter, aunque yo también lo pensé cuando vi el nombre. De hecho, si no hubiese sido por el nombre ese icono rollito Instagram y lleno de corazoncitos me hubiese echado para atrás inmediatamente.

Snapeee es un aplicación más de móvil dedicado a la edición de fotos para Android y iPhone. Hasta aquí bien, otra app, de las tantas que existen en el mercado y que no nos traen nada nuevo, ¿no?. Pues con Snapeee me equivoqué, igual que lo habrás hecho tú.

Sus desarrolladores, Mind Palette Co. Ltd, tenían clarísimo cuál era su target y encajaron perfectamente los objetivos. «Make your photos cuter and fashionable». ¡Oh sí, chicas! ¡Nos han cazado! ><

Aunque la interfaz es clavada a Instagram su uso va más allá del filtro Lo-fi. Puedes customizar el marco de la foto, poner texto, stickers, muñequitos y cositas monas por todas partes, POR TOOOOOODAS PARTES.

 

Como en Instagram, sólo necesitas crearte una cuenta y empezar a diseñar tus fotos cucas. Teniendo el rosa como protagonista por su Timeline nos encontramos chicas coreanas y japonesas mostrando sus modelitos, una merienda con amigas o sus mascotas (como yo en esto último xD). Y digo japonesas y coreanas porque, al buscar amigos, NO HABÍA NADIE QUE LO TUVIERA (snif, snif). Y mira que tengo amigos geeks…

Al terminar de crear tu cuenta, la propia aplicación te muestra a quién puedes seguir y, aunque a ti no te sigan, pueden buscar por tags las fotografías, encontrar tu creación  y votarla.

 

 

¿Votarla? WTF?!

Yep. Aunque empiezas con unos stickers muy limitados puedes ir aumentando tu almacén gracias a los puntos que vas consiguiendo si recomiendan tu foto o le ponen un «Great!», «Kawaii!», «Yummy!», «Like!» o suscribiéndola en favoritos.

Con estos puntos puedes ir a la tienda de Snapeee desde la propia aplicación e ir adquiriendo un montón de paquetes distintos de stickers y marcos.

Veréis que, dentro de la tienda, hay algunos de pago. Bueno… de algo tienen que vivir sus pobres desarrolladores xD.

Por mi parte, Snapeee, a pesar de ser un app típica de fotos, tiene un público muy fiel. Tanto la interfaz como las diferentes herramientas van mucho más rápido que en Instagram (por lo menos en iPhone) y, por supuesto, tenemos la opción de compartir nuestras fotos en redes sociales. De hecho, os dejo con la aplicación de Facebook por si os interesa ir probando.

Otro punto positivo es que no estás obligado a comprar, no se te hace tan aburrido y monótono el tener SIEEEEEMPRE los mismos filtros porque puedes ir comprando otros nuevos e ir haciéndote un experto en Snapeee. Además, la app está en inglés y no he tenido problemas en adquirirla en un App Store español.

Y como punto megapositivo, sí, es una app móvil japonesa ^^ (por si lo dudabais xD).

¿Algo negativo? Pues… que te engancha a más no poder y que aburres a tus mascotas hasta el infinito con la manía de hacerle un nuevo «retrato» kawaii que enseñar al Universo Snapeee. En mi caso, mis dos gatitas y mi novio: ¡Mis snapeeevíctimas!

¡¡Mwajajajajajaja!!

 

PD: Me gustaría tener más amigos… snif… así que… snif, podéis seguirme por Ghibril (sob, sob)