¡Ay los gaticos! Ya sé que esta isla lleva muchos años siendo famosa por ser habitada por más gatos que personas. De ahí que se la denomine «Isla de los gatos». Pero seguro que, alguno de vosotros, todavía no sabía de la existencia de esta isla de Japón.

Una de las razones por las que me he animado a escribir este artículo es que, además de ser una gran amante de los gatos, me llama la atención que, habiendo tenido fama y repercusión en todo el mundo, sea ahora cuando los medios españoles y las redes sociales hacen mella en Tashirojima o «Tashiro», que así se llama la isla.

Trasladémonos a la prefectura de Miyagi, al noroeste de Japón. Una pequeña isla habitada por menos de 100 personas cuida y da de comer a los más de 1000 gatos que se encuentran en ella. ¿Quién es aquí, entonces, la especie dominante?

La población de Tashirojima está desapareciendo. Un 80% de sus, apenas, 100 habitantes, tiene más de 65 años y, si esto sigue así, en unas pocas décadas, la isla de Tashiro quedaría despoblada, deshabitada. O no.

Viendo la caída en la natalidad de esta isla nipona, el Gobierno Japonés no es tonto y los gatos, venden. Por esta misma razón es por la que, muchos medios internacionales e hispanos (sobre todo estos últimos días) han publicado noticias sobre la «Isla de los gatos». Ese sitio idílico para todo amante de los felinos.

Tashirojima la isla de los gatos

La historia de Tashirojima

Cuando la isla prosperaba también en raza humana, ésta se abastecía por la cría de gusanos de seda. Sin embargo, había un peligro mayor que podría llevar a la ruina el negocio local: los ratones. Por ello, los habitantes de la isla comenzaron a traer gatos para que acabasen con la plaga de ratones que se alimentaban de los gusanos de seda.

Y fue así como los felinos empezaron a ser queridos y, sobre todo, a afianzarse ese pensamiento tan nipón de que los gatos traen buena suerte y dinero. Pero, como la globalización y el desarrollo tecnológico, en gran medida, abastece ahora la fabricación de seda, Tashirojima ha bajado su rendimiento en este ámbito. Muchos habitantes emigraron, dejando a los gatos que crecían en número.

La poca gente que queda allí se dedica a la pesca. ¿Y cuál es, en nuestro imaginario cultural, el alimento favorito de los gatos? ¡Sí! ¡El pescado! Los habitantes de Tashirojima también pescan para ellos ya que, alimentarlos, es una bendición. Son afortunados por poder cuidar y alimentar a sus amigos felinos los que, seguramente, les traerá una vida larga y plena.

Tashirojima la isla de los gatos

El Marketing de los gatos

Ya os hablé en otra ocasión de La Gatoteca y de como, el fenómeno Neko Café, se ha propagado por diferentes partes del mundo. Conozco ya a algunas personas que han ido a Japón y han visitado, expresamente, Tashirojima, para ver si es cierto que esta isla está gobernada por los felinos. Tengo otros muchos conocidos que quieren ir allí, expresamente (¡ni Tokio, ni Kioto, ni leches!) e, incluso, quedarse a vivir allí.

No me extrañaría ver, en un futuro, como otros países «imitan», de mala manera y otras intenciones, a Tashirojima, criando gatos para atraer la atención turística y que, los locos de los gatos, compren mansiones para poder vivir con sus «amiguitos». Llamadme loca pero, a veces, convertimos algo bonito e inusual en negocio, dejando de lado la historia verdadera de una conexión entre animales y humanos que, conviven, como iguales, respetándose porque son seres vivos, sin ser superior una especie a otra.

Ojalá el espíritu de la «Isla de los gatos» permanezca intacto y, si diera la casualidad de que Tashirojima se quedara sin habitantes humanos, seguro que los gatos sabrán cuidar de la isla. Quién sabe… ¿será el principio de la evolución de los gatos como especie dominante? Tiempo al tiempo 😛

Os dejo un reportaje que he encontrado buscando información sobre Tashirojima. Es bastante divertido ya que, la voz en off (si no me equivoco) son los pensamientos del gato. Además, se ve como llega un grupo de turistas japoneses a la isla con sus inseparables cámaras: