¡Uy! ¡Qué buena pinta!

Pero no te lo comas porque… es de plástico.

Fui a Japón de vacaciones en agosto de 2007 y lo que más me llamó la atención (además de las chicas que repartían kleenex con propaganda -tema del que hablaré en otro post-) fueron los platos de plástico de los escaparates y vitrinas de todos los restaurantes.

Y cuando digo todos, ¡es todos! Por donde pasabas te encontrabas un gran escaparate con suculentos platos, bebidas y postres que parecían reales.

De hecho, cuando los vi por primera vez pensaba que se trataba de comida real, de muestra, como el que nos encontramos en muchos locales que tienen comida para llevar.

Tendríais que ver mi cara cuando me confesaron que no, que eso era de plástico.

Entonces pensé: “¡Pero qué práctico!”

La comida une culturas

Pensad por un momento en cuántos turistas (como yo en aquella época) viajan a Japón y se encuentran con la grandísima barrera idiomática (porque no, los japoneses no saben inglés). Cuando hay que calmar las necesidades básicas esto puede convertirse en una odisea. Vale que el WC es igual para todos, es decir, lo hacemos en el mismo sitio y va al mismo lugar. Pero, ¿qué ocurre con la comida? ¿sobre todo comida tan diferente como la asiática o, en este caso, la japonesa?

Cuando ves el menú todo en japonés tu cabeza empieza a dar vueltas, sudas como un ‘condenao’ porque no sabes con qué te vas a encontrar. Preguntas al camarero: “meat?”. El camarero contesta: “¿meee-to? Sumimasen…chotto…”. Tú piensas que te huele el sobaco y… en fin, ¡que lo pasabas fatal y el camarero más!

Por eso, con esta genial idea de los platos de plástico el turista sabe lo que pide (con señalar vale) y el camarero se ahorra la vergüenza de no entender a su cliente (porque, de verdad, los japoneses lo pasan fatal con estos temas).

Como bien sabemos, la comida entra por los ojos. Mostrar el plato de suculenta comida, un yakisoba al que se te van los ojos, sushi “fresco”… acabas entrando.

Lo más curioso es que son una réplica EXACTA de lo que te van a poner. No te llevas una sorpresa al descubrir que te han timado con el puñetero plato de plástico.

Y eso que en España somos muy desconfiados con estas cosas (culpa de la mala publicidad) y pensamos que nos van a dar gato por liebre y que, evidentemente, la comida no va a ser como lo pinta su cartelito (véase caso de las hamburguesas de McDonalds). Cuando entré en uno de estos restaurantes con estos platos de plástico en su escaparate no me fiaba ni un pelo. Cuál fue mi sorpresa al ver que el plato tenía el mismo aspecto y sabía muy bien. Y esto me pasó en todos los que entré.

Lamentablemente estos platos de plástico o cerámica están desapareciendo en muchos de los restaurantes que están abriendo o reformándose en Japón. Para mí es una pena que descarten una de las cosas que funcionan muy bien para el ámbito turismo y que, además, acaba llamando a la tripa cuando tienes hambre. Aunque no suelen incluir toooodos los platos del menú o de la carta en la vitrina sí que suele haber mucha variedad y sabes, más o menos, cuál es la especialidad del local.

 

Hagamos un poco de historia

Estas réplicas de comida tienen su tiempo y muchos pueblos en Japón se han especializado en este arte. Se empezaron a fabricar platos en cerámica a principios del siglo XX. Fue un restaurante situado en los Grandes Almacenes de Tokio el que se atrevió a incluir su menú en réplicas reales en cristal. El cristal, además de ser un material extremadamente frágil, es caro de fabricar. Por eso, otros restaurantes tomaron ejemplo y empezaron a utilizar réplicas de sus platos en cera.

Y, como no, las buenas ideas hay que registrarlas. En 1932 nació la empresa Iwasaki Co.Ltd encargada de fabricar estos platos en diferentes materiales. De hecho, fue la primera en crear las primeras muestras en plástico líquido con moldes de silicona, que son los que más se utilizan en la actualidad.

En serio, chicos, ¿no os dan ganas de meterle un buen bocado?

 

 

 

 

Comenta, ¡que es gratis!

Time limit is exhausted. Please reload the CAPTCHA.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies